Una vez más la ciencia nos demuestra con un concepto llamado epigenética cómo el entorno es capaz de modificar incluso nuestro genoma y, por consiguiente, impactar poderosamente la salud de las personas. Epigenética fue acuñada por Waddingtonen en 1939, quien la define como el estudio de todos los eventos que llevan el desenvolvimiento del programa genético.

Mencionamos en este post al Dr. Manel Esteller quien postula que el ADN (material genético que contiene toda tu información) no es inmutable, sino una molécula viva, dinámica y que se interrelaciona.
Manel Esteller, es director del Programa de Epigenética y Biología del cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de la Universidad de Barcelona y nos relata lo siguiente: “Para entender la epigenética les dejo un ejemplo de los gemelos monocigotos. Tienen el mismo ADN, pero pueden ser diferentes, y por, sobre todo, tener enfermedades diferentes.” Así también menciona que “Cuando crece un clon de origen animal, no es idéntico al animal del que proviene el material genético que se le ha transferido. Y esto ocurre por una misma razón: el ADN es igual, pero no su regulación. Por lo tanto, factores externos influenciarían en esta regulación.

Según sus relatos lo que determina el comportamiento del genoma humano es el epígenoma y refiere lo siguiente: “el epigenoma es un término que se deriva del griego epi y que significa “por encima” del genoma. Se compone de compuestos químicos que modifican, o marcan el genoma de manera que le dice qué hacer, dónde hacerlo y cuándo hacerlo.
Debemos pensar que la epigenética es algo bueno, cuando la epigenética no es correcta se producen enfermedades.

Menciona además que “los cambios epigenéticos son debidos a dos factores: uno es simplemente el azar, como vivimos más tiempo hay más probabilidades de que se produzca un error y sea seleccionado. Además, también hay factores externos que provocan modificaciones químicas en nuestro material genético. Conocemos algunos de ellos como el tabaco, el alcohol o la radiación solar. De igual modo, las personas que tienen alterado el ritmo sueño-vigilia debido a su profesión, como guardias nocturnos o azafatas, tienen más riesgo de sufrir determinados tumores. El azar y estas influencias externas se suman para provocar cambios.
Por otra parte, también tenemos una epigenética heredable que nos define como especie y como individuos. Es más, la epigenética nos define como seres dentro de una colectividad y un área geográfica concreta según nos adaptamos a ella.”

Esteller realiza aportes significativos sobre el cáncer y menciona lo siguiente: “Hemos comprobado que la célula cancerosa tiene una variación del epigenoma, que hace que no se reconozca a sí misma, por ejemplo: una célula de colon no reconoce que pertenece al colon y se comporta como una célula indiferenciada que no cumple su función y desea separarse e invadir otros lugares. Lo que se conoce como metástasis”.

Nos parece relevante de los planteamientos de Esteller que nuestro material genético es un fenómeno dinámico y puede modularse por factores externos o ambientales. Podemos inferir que la variación del epígenoma puede verse afectado por múltiples factores, entre ellos ambientales, biológicos (por ejemplo por la hormona de cortisol liberada en momentos d estrés y que si está presente por períodos prolongados en el cuerpo influye en el debilitamiento del sistema inmune) sociales, culturales y mentales que muchas veces desencadenan creencias limitantes y, en consecuencia, la pérdida de bienestar físico y/o emocional. Pero lo trascendente es que sí es posible modificar nuestra epigenética, por ejemplo, con las dietas equilibradas que permiten a las células mantenerse en unos márgenes adecuados. La restricción calórica, es decir, las ingestas no demasiado copiosas, también resulta beneficiosa. Esteller refiere que está “comprobado que los animales que tienen esta limitación de calorías, sin llegar a pasar hambre, viven más tiempo. Las personas centenarias suelen llevar una vida bastante frugal. En este sentido, la epigenética da una explicación biológica a decálogos sobre la vida sana que son conocidos por la sociedad.”

Compartiremos con ustedes la sinopsis del libro recientemente estrenado, “Hablemos de cáncer”, ya que su autor el Dr. Esteller ha sido ampliamente galardonado con premios científicos debido a su gran aporte y contribución en este tema.

Sinopsis
Manel Esteller desenmascara todos los mitos en torno a él y desvela, con prosa sencilla y clara, todas las dudas sobre esta enfermedad.
¿El cáncer se puede contagiar? ¿Mi estilo de vida o el lugar donde trabajo puede influir en que llegue a padecer cáncer?.
Manel Esteller responde a estas y muchas otras preguntas en este libro clave para conocer y entender los mecanismos de esta enfermedad.
«Este es un libro sobre ti. Y sobre mi. Y sobre nuestras familias y nuestros amigos. Y sobre el desconocido que nos cruzamos en la calle. Porque todos enfermamos y un número no despreciable de nosotros tendremos un cáncer. Y entonces nos asaltarán preguntas y dudas. En este libro encontrarás las respuestas y las esperanzas que nos da la ciencia más rigurosa. Hagámonos preguntas y contestémoslas sin miedo»

Fuente: Libros de Manel Esteller “No soy tu ADN” y “Hablemos del cáncer, más de 50 respuestas a las principales dudas”

http://hubc.ub.edu/es/node/428 (curriculum del Dr. Esteller)
https://revistageneticamedica.com/2014/12/15/manel-esteller-entrevista-epigenetica/

Esencia & Presencia

Escuela en línea de Transformación del Ser que entrena la mente, activa la inteligencia cardíaca y potencia tu imagen personal, alcanzando la mejor visión y versión de ti mismo.

SÍGUENOS EN

BOLETÍN MENSUAL E&P

Recibe artículos, consejos, vídeos y promociones exclusivas en tu correo electrónico.